CESÁREA ELECTIVA: PREFERENCIA MATERNA

Resumen

La vía fisiológica de finalización de un embarazo es la vaginal. El parto no es un proceso patológico, por lo que en principio no requiere de intervención quirúrgica generalmente, debiendo evolucionar


espontáneamente según las leyes de la naturaleza (1).


 


La operación cesárea se sigue incrementada a nivel mundial y se asocia a una mayor morbilidad


materna, generalmente con beneficios no cuantificados para el producto de la gestación (1). Sin


embargo, dado el incremento del riesgo al que madre e hijo están sometidos, y paralelamente al


desarrollo científico y tecnológico, la obstetricia ha ido incrementando el número de acciones tanto de control del bienestar como de finalización del embarazo, con el fin de mejorar de forma progresiva los resultados perinatales (1,2).


 


La cesárea electiva es otra opción hoy en día preferida sobre el parto vaginal, por existir ventajas


médicas así también es posible por conveniencias, el fenómeno de las cesáreas sin indicación


obstétrica, médica o fetal, resalta la importancia de establecer protocolos basados en evidencias que


permitan homogeneizar el juicio clínico en cada tipo de nacimiento en base a sus riesgos y beneficios particulares (3).


 


La controversia en torno a la operación cesárea se deriva de la existencia de dos vías por las cuales se puede resolver un parto, y el especialista debe juzgar en cada caso particular cuál de estas dos vías representa lo mejor para sus dos pacientes, la madre y el feto. Cuando el cálculo riesgo-beneficio se encuentra en un estado de equilibrio dinámico, surgen los dilemas éticos relativos a la indicación de la cesárea electiva (2).

Publicado
2018-11-19
##submission.howToCite##
YBASETA-MEDINA, Jorge. CESÁREA ELECTIVA: PREFERENCIA MATERNA. Revista Médica Panacea, [S.l.], v. 7, n. 2, p. 39-40, nov. 2018. ISSN 2225-6989. Disponible en: <http://revpanacea.unica.edu.pe/index.php/RMP/article/view/224>. Fecha de acceso: 20 ene. 2019